Se puede ser más estúpido

3/4 de hora

Posted in Du und Ich, Ich by El autor on 27/06/2010

No necesitaba más de tres cuartos de hora para mantener feliz a su público. Unas sutiles bromas y un grafismo colorista hacían de su show el más seguido por la audiencia. Lástima que aquel becario le detestara y fuera capaz de envenenarlo con aquel pintxo. A nadie le gusta morir en directo pero la televisión es, a veces, así de caprichosa.

Comenzaba a nublársele la vista y su voz temblaba. Debió extrañarle que las últimas frases del guión de aquella noche hablaran sobre la muerte del presentador pero no fue así. Había dramatizado su muerte en demasiadas ocasiones (incluso en una funeraria mientras elegía ataud) y ahora, cuando realmente le sobrevenía, sólo deseaba que todo fuera un sueño, el final de cualquier serie costumbrista.

El paso a publicidad le dio la tregua que su moribundo cuerpo necesitaba. Metió la mano bajo la mesa del plató y sacó una pequeña bolsa de piel negra. La abrió tirando como pudo de la cremallera y sacó de ella una jeringuilla etiquetada como «antídoto para veneno de becarios».

Se la clavó sobre el pecho y esperó.

Todo había salido bien.

Pd. Dedicado a los presentadores que estudiaron medicina y a las chicas con las que no puedes ver la tele sin que todo parezca decir «id a la cama».

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. roadhouserm said, on 28/06/2010 at 03:31

    Estos becarios…


Lo único que pido a cambio son tus impresiones

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: