Se puede ser más estúpido

La crisis de las 30

Posted in Du und Ich, Ich by El autor on 09/06/2010

Él dice: ¡Hola!

Ella contesta: Hola

Él dice: ¿Qué tal?

Ella contesta: Bien

Él dice: ¿Te pasa algo?

Ella contesta: No

Él dice: Hace días que no sé de ti, ¿dónde estabas?

Ella contesta: No tenía muchas ganas de charlar

Él dice: ¿Has visto mis mensajes?

Ella contesta: ¿Te refieres a esas 20 llamadas perdidas?

Él dice: No, a los mensajes…

Ella contesta: Sí, los he visto

Él dice: Ah…

Ella contesta: Mira, estoy cansada de esto, no estoy bien, no es lo que quiero.

Él dice: … ¿cómo?

Ella contesta: Pues eso…

Él dice: ¿Pero qué pasa?

Ella contesta: No pasa nada.

Él dice: ¿Te pasas días sin hablarme, sin responder mis llamadas, sin hacer caso a mis mensajes y ahora me dices que esto no es lo que quieres? Te quiero con todo mi corazón, dedico mis días y mis noches a pensar de qué forma puedo hacer tu existencia más especial…

Ella contesta: Es que yo no quiero eso, no quiero tus atenciones, no quiero tus regalos, no quiero tus poemas. Te comprendo, te entiendo, pero entiéndeme tú a mí.

Él dice: Eres una hija de puta.

Ella contesta: ¿Dices que me quieres y me insultas?

Él dice: ¿Dices que me entiendes y no ves mi dolor?

Ella contesta: Yo no te pedí todo esto, yo sabía que todo esto pasaría…

Él dice: ¿Y cuándo te enteraste? ¿Antes o después de hacerme el amor? ¿Antes o después de decirme que pasaríamos la vida juntos?

Ella contesta: Los sentimientos cambian y no voy a engañarte a ti, ni a mí misma.

Él dice: Eres una zorra.

Ella contesta: Y tú un gilipollas obsesivo.

Él dice: No quiero volver a verte más.

Ella se ha desconectado

Entonces la década de 1990 creó el post-turista, ese consumidor de ocio más exigente y especializado, creó la mensajería instantánea y las crisis de las 30 líneas.

Antes de que se diese cuenta, había cumplido 30 años y tenía un gran problema sobre sí. No le preocupaban sus canas ni sus arrugas (bah, se sentía interesantes con ellas y eran la prueba definitiva del tiempo que había echado sobre sus espaldas) pero en cambio sí le preocupaba que siguieran gustándole las chicas de 20 años, los pubs para gente de 20 años y que ninguna de esas cosas fueran ya necesariamente para él.

De hecho, en una era donde las parejas se comunicaban mediante texto desde ciudades separadas por kilómetros de tierra y mar, él seguía prefiriendo abordar a aquella chica que le había robado la mirada en el transporte público, aún sabiendo que las chicas que te roban las miradas en el transporte público o tienen novio o piensan que quieres violarlas y despedazarlas.

Esa era definitivamente su crisis de las 30: las treinta veces que ella siguió apareciendo en sus pensamientos, las 30 veces que había estado frente a su monitor durante cuartos de hora esperando una respuesta a preguntas que sólo requerían de un sí o un no. Las 30 veces que miró sus fotos antes de borrarlas -porque ya no rompemoss fotos, las borramos- y las 30 veces que se dijo a sí mismo «basta». Las 30 o 3000 veces que esperó una señal de vida con el corazón latiendo y goteándole en el puño.

Cuando tienes 30, te sientes incómodo en los sitios designados para la gente «de tu edad». Qué carajo es la edad sino una criba legal.

Dedicado a todos y todas los que lloraron frente a la pantalla del ordenador alguna vez: no sois tan patéticos. Pero por favor, no abuséis de los iconos gestuales: quedad para tomar algo.

4 respuestas

Subscribe to comments with RSS.

  1. Alicia said, on 09/06/2010 at 22:31

    No dejes de escribir! 🙂

  2. […] This post was mentioned on Twitter by Alicia López, Juanjo Álvarez. Juanjo Álvarez said: La crisis de las 30: http://wp.me/pLd0f-2m […]

  3. arual said, on 12/06/2010 at 16:10

    jajajaja, ains, has hecho que me salten las lágrimas! genial! eres único, y no, no dejes de escribir, no nos castigues con eso! y por supuesto, un icono 😛

  4. Topogrande said, on 14/06/2010 at 18:25


Lo único que pido a cambio son tus impresiones

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: